CAT | Manacor

May/13

14

Vacaciones interrumpidas!

Estamos en Manacor y cerca de esta localidad hay muchas zonas turísticas, por lo que en muchas ocasiones las personas extranjeras acuden al hospital tras sufrir un accidente. En el pasillo de Urgencias se encuentra el pequeño Niko con cara triste, porque su papá está en una camilla con un collarín por haber sufrido una caída. El pequeño alemán es el acompañante y no entiende el idioma que le rodea, pero estamos seguros de que entenderá un idioma… La música, que acompañada de unas pompas de jabón hacen que Niko cambie de cara y empiece a reír y juguetear con las bimbollas mientras suena la alegre música del Libro de la Selva: “busca lo más vital nomás, …tararará!”

· ·

Abr/13

3

El flautista de Son Dureta

A Urgències coincidim amb una infermera, Maria Estelrich, del Pac de Felanitx que es allí degut a un accident de tràfic.
M’atura i en un apart em comenta que ens va conèixer fa quinze anys al hospital Son Dureta a causa de la hospitalització de la seva filla. Aquesta té en la actualitat 21 anys i ara és a Barcelona cursant estudis superiors de flauta travessera. La sensació que em transmet amb alegria es que aquella horabaixa de fa quinze anys a Son Dureta va ser el germen d’aquesta incipient carrera musical. Això em dona molta energia positiva per seguir la jornada repartint alegria, música i rialles… I, es clar!, per seguir esforçant-me en treure el millor de mi com a flautista.

· · ·

Dic/10

11

Sala de espera


Celadora Cargola i el seu company d’avui, el celador Pildorín, es troben a l’Hospital de Manacor duent a terme la visita setmanal dels pallassos de Sonrisa Médica, com tots els dijous. A meitat del seu recorregut i havent aconseguit que alguns riures i rialles ja surin per l’ambient de l’hospital a Pildorín li entren ganes d’anar al bany, a fer un pis. Caragola fa estona que també té ganes, però no ha dit res perquè estan acabant la primera part del recorregut, a punt de pujar a segona planta i fer allá un petit descans.

En això que passem per la sala d’espera on pacientment esperen els familiars dels pacients que estan sent intervinguts en quiròfan (en la sala d’espera on esperen… pacientment als pacients… uyy, quin embull… bé, seguim). En aquesta sala, en la qual hi ha una petita cambra de bany, es troben tres acompanyants esperant pacientment, un d’ells, al que anomenarem Senyor 1, està fent una becadeta. Cargola va a asseure’s en una de les cadires, mentre espera que Pildorín faci les seves necessitats. En això que el Senyor 2 li avisa que la cadira està bruta.

Senyor 2: “És que té una taca”, assenyalant a la cadira on anava a asseure’s Caragola.

Caragola: “Doncs moltes gràcies… que les taques taquen”.

Així que decideix asseure’s en una altra cadira, al costat d’una noia que també espera pacientment. Ara estem tots esperant, inclosa Cargola. Els seus peus embolicats per unes enormes sabates, comencen a balancejar-se, fent sonar els cascavells que pengen d’ells. I gairebé simultàniament la seva veu apareix flirtejant l’ambient, jugant tímidament amb la noia que està asseguda al seu costat, cantant “Elastics Blaus”. Acaba la cançó i Pildorín encara no surt. En això que Cargola dirigeix la seva mirada cap al bany, buscant l’aparició de Pildorín, quan es troba de front amb el Senyor 1, que acabava de despertar de la seva tranquil·la becadeta. Caragola li demana mil disculpes per haver-li interromput tan dolços somnis. Molt simpàtic el Senyor 1 accepta les disculpes entre riures, rialletes i somriures dels presents.

Pildorín segueix sense aparèixer… Caragola es demana, “haurà pujat a un submarí i iniciat un llarg viatge a través del vàter?” Es comença a preocupar. Oh, si, ara si apareix. Va directe a asseure’s en la cadira on està l’esmentada taca. Cargola li avisa… massa tarda, ja s’ha assegut.

“Doncs ara ja no està!”, diu Pildorín, mentre mou el seu “trasero” tal com si tingués un drap aferrat al mateix i estigués traient lluentor a la cadira.

Pildorín: “I disculpi cavaller per haver-li interromput el somni” dirigint-se al Senyor 1.

Cargola: “Té son, senyor? Doncs no hi ha problema, li cantem una nana!”

Els dos pallassos cantussegen algunes frases de la nana de Brahms acompanyades a la guitarra.

Cargola: “Disculpi senyor, però vostè no té actitud de dormir-se. Així és impossible dormir-li”.

Senyor 1: “Però és que no hi ha nens en aquest hospital?”

Cargola: “Ostres, si, si a això anem, a buscar nens!”.

I els dos pallassos surten veloços a seguir la seva ruta, després d’haver entretingut als familiars dels pacients que pacientment esperen a la sala d’espera… uy! que ja em torno a embullar.

Sep/10

22

¡Gracias Doctor!

Zona de Urgencias. Al llegar a los boxes de urgencias nos encontramos con Pedro, un niño de 7 años que acude al hospital por un dolor abdominal. Mi compañera y yo nos acercamos al box donde se encuentra el niño y sus acompañantes. Empezamos la actuación, haciendo las presentaciones pertinentes a nuestro estimado público.

A continuación empiezo a entonar una pieza musical “Alegría”, mientras mi compañera hace pompas de jabón, acompañando también con los sonidos de su acompañante, una vaca de juguete que parece venida directamente del Tirol. Al principio cuesta un poco conseguir que el niño ria, no parece que acabe de estar muy cómodo con su dolor. La mamá se muestra más sonriente. Hasta ese momento la actuación no parece que acabe de despegar. Pero al salir, mi guitarra se atasca en la puerta, por fin, ¡tenemos un problema! Empezamos a empujar y a estirar, de todas las maneras posibles para poder sacar la guitarra. Nos cambiamos de lado de la puerta, lo intentamos de todas las maneras. Y por fin, ¡llegan las risas!

En eso que un doctor que pasa por allí nos ve con el apuro de la guitarra y se une al juego muy hábilmente. En lugar de ayudarnos a solucionar “lógicamente” el problema, busca una solución clown, girando la guitarra de forma que tampoco sale por la puerta. Se incrementa el problema con la puerta y la guitarra. También se incrementan las risas. Risas y más risas.

¡Muchas gracias doctor! por su inestimable ayuda y su buen humor. Encontrar profesionales con este talante es un placer para todos.

·

Ago/10

31

Unos padres simpáticos

Estamos en el hospital de Manacor, haciendo la ruta habitual, cuando al salir de la zona de Rayos, nos encontramos con una pareja, padre y madre, que está esperando en el pasillo. Están esperando que les toque el turno para entrar. Empezamos un juego con ellos que captan en seguida. Imitamos sus gestos y movimientos, como si hubiera un espejo entre ambos. La pareja nos sigue el juego, les hace gracia y se ríen.

Un poco más tarde, siguiendo nuestra ruta por el hospital, los encontramos de nuevo en la habitación de Magdalena. Son sus padres. Mi compañero, empieza a cantar una canción “Déjame”. Yo intento explicar que me quiero casar con él a toda costa, cueste lo que cueste. Cosa que él no está de acuerdo, dice que su madre no le deja. Y así empezamos una absurda “discusión” entre nostros. La gente se ríe.

Salimos de la habitación discutiendo y sin haber aclarado si nos casamos o nos “cansamos”. Entonces los padres nos llaman para hacernos una foto. También quieren darnos dinero como muestra de agradecimiento. Les explicamos que la mejor manera de ayudar es haciendo una donación o haciéndose socio. Les damos una tarjeta con todos los datos y les explicamos cómo pueden hacerlo. El padre nos felicita, una vez más, por nuestro trabajo y por la labor que estamos llevando a cabo.

¡Que bonito!

·

Theme Design by devolux.nh2.me
***************ocultar1************** --> ***************ocultar4************** -->